dimanche 12 mars 2017

"...clavada en el corazón"

Tocaba merendar. Sol. El verano
se asomaba ya al patio de la escuela.
Un bocata de pan con mortadela
y una onza de chocolate en la mano.

Sin prisas, todavía era temprano,
busqué un roalillo de sombra. Había tela
de avispas: maté a una con la suela
de mis Delmer (Del Mercaíllo gitano)

Pero se me vino otra al bocadillo
¡Mandíbulas de negro y amarillo!
y empezó a arrancarle trozos al fiambre...

Perdí el apetito, no perdí el hambre.
(Perdón si con metáforas te digo
que tuve hambre de tí y hambriento sigo)



Aucun commentaire:

Enregistrer un commentaire

Printfriendly