mercredi 2 novembre 2016

VI

Se me secan las palabras
y los versos se me secan
no encuentro voz. Se lamentan
en mis noches los fantasmas.

Fantasmas que me arrebatan
sueño y paz y me rellenan
de reproches, de conciencias
verdugos de la esperanza

No me asustan aunque hablen
los fantasmas de mis muertos:
se esfuman a la mañana.

Pero suele despertarme
el más cruel de los espectros:
mi amor mudo en tu mirada.

Aucun commentaire:

Enregistrer un commentaire

Printfriendly