mercredi 30 novembre 2016

Maramiamiau, miau, miau

Entre tantos adoquines viejos 
que la lluvia parmesana pinta 
de mil escurridizos reflejos, 
la olvidada sílaba tirita. 

Tanto tirita que se repite, 
y tentemblando de frío, y triste, 
discreta, por la Historia se escurre 
entre los ánticos adoquines. 

Un gato negro sucio y piojoso 
que la lluvia asusta receloso 
acecha el sonido que navega. 

Gatito del siglo veintiuno 
se traga la sílaba que llega 
tartamuda y no lo ve ninguno

Aucun commentaire:

Enregistrer un commentaire

Printfriendly