vendredi 12 février 2016

Vino el vino, y de Roma llegó un hada...

Estuve hablando, la otra noche, digo,
hasta altas horas de la madrugada
con Dante, un poeta aunque italiano, amigo.

Ya no sé yo si sería del cansancio
o del vino ese que pica... el Lambrusco!
dice Dante "a mí me gusta Bocaccio"

Me han criticado a veces que soy brusco
no respondí por evitar pelea
Pero a mí Bocaccio me suena a Etrusco

Ni anciano ni moderno en la tarea
Bueno, me callé y pasé a esta otra pieza:
"poesía bella y realidad fea"

Y el poeta se levanta y empieza...
le digo: "Dante, aligera, que es tarde"
Y se me queda mirando y,  ¡belleza

del arte, fuego alegre si es que arde!
cierra un ojo y pone un dedo en mis labios
y enamorado dice :  "¡somos sabios:

Acabo de hacer versos con dos rimas!"
A la mañana... (¡cago en mi borrachera!)
¡se me había olvidado el verso! "Aligera,
Dante, pero antes mira a quién te arrimas!"

Aucun commentaire:

Enregistrer un commentaire

Printfriendly