jeudi 4 février 2016

Carta a Mencía desde mi herencia

¡Ay, mi niña! ¡Las llaves!
Cuánto daño que hacen...
no sabes tú... No sabes.

Cuando llevas tu llave
llevas en el bolsillo
lo que ella cierra y abre.

La llave es universo
fórmula del tener
escrita en base cero

Llave es puerta y la puerta
corta un mundo del mundo
dejándose un mundo fuera

Llave es clave y la clave
declara lo mío es mío
no me lo quita nadie

¡Ay, niña! ¡Mira el cielo!
¿tienen llaves las aves?
¡Tienen el mundo entero!

Hay una llave, sabes,
que abre sin cerrar nada
ni dejar fuera a nadie

Una clave no secreta
que por el mundo te abre
las puertas, no las cierra.

Llave que en base amor
reparte las ganancias
sin restarte valor

¡O, llave generosa!
tú la vas construyendo
con el tiempo y las cosas:

amiga del querer
hermana del perdón
su nombre es : el saber.

Gana esa llave, niña,
que te abrirá los ojos,
ventanas a la vida.

(a mi hija, Juana)




Aucun commentaire:

Enregistrer un commentaire

Printfriendly