jeudi 28 janvier 2016

Irresistibilidad

¿Quién controla, quién maneja discreto
la hebra invisible que a ti me une, 
el hilo irrompible de ardor impune
que a tu cuerpo ata mi cuerpo sujeto?

Quien escribiera ese etéreo soneto
fijó en sus versos : "que nada importune
las almas infantes que el amor reúne...
¡Ángeles mudos guarden el secreto!"

Si es fuerza divina, el misterio acepto:
de necios parece enfentarse a Dios,
y humilde comulgo el amarse a dos.

Si el hilo es humano, es otro concepto,
que asumen mi cuerpo y mi alma contenta:
¡elegimos juntos sin darnos cuenta!

Aucun commentaire:

Enregistrer un commentaire

Printfriendly