jeudi 14 janvier 2016

Carta a Mencía desde un tranvía

Te contaré, Mencía 
qué es un tranvía

Por la ciudad se advierte
tranquilo y fuerte
este transporte urbano
nuevo y anciano

Llega por dos raíles
de acero y rayo
como guardias civiles
-los de a caballo-

Con paso de tortuga
se tambalea
nana triste de oruga
¡ea, la ea!

No hay nadie que lo pare
cuando se arranca
ni manera que avance
cuando se atranca

Como un tren por la villa
que serpentea
va besando la orilla
de su azotea

y regalando luces
por las ventanas
para los andaluces
de tierra extraña

Si no viviera.
niña, tan lejos
de tu sonrisa,
hasta el tranvía
mis brazos viejos
te llevarían.

Aucun commentaire:

Enregistrer un commentaire

Printfriendly